En esta pandemia no dejemos que los peque@s de la casa se aburren, ellos necesitan quemar esas energías en trabajos sensoriales, unas manos quietas es algunas veces una mente que no avanza... 

 

Arena Educativa 

Sirve como rehabilitación, se puede presentar la arena como un medio artístico y de relación.

 Los niños producen signos con sus dedos de forma independiente, hay interacción social; desde un punto de vista funcional, es un medio que puede usarse para reemplazar la hoja y el bolígrafo, ya que facilita el trabajo gráfico, representa un excelente estímulo sensorial y promueve la percepción de formas incluso facilitando las habilidades motoras finas y la coordinación óculo manual la arena acepta manipulaciones, conversa con quienes la tocan, creando un proceso terapéutico que es tan automático como inconsciente.

 Los juegos de arena son prerrogativa de un niño, por esta razón nos llevan a revivir, a nivel simbólico, el elemento lúdico y creativo.

 Creativo porque la arena crea, transforma, cambia de forma, nos moldea y nos forma en un proceso psíquico interno muy profundo;

 En pocas palabras Jugar con arena estimula la curiosidad y la creatividad del niño, le anima a hacer cosas por sí solo, y le ayuda a comprender y descubrir conceptos “científicos” como lleno y vacío, ligero y pesado, seco y húmedo…

 Es muy importante para su desarrollo sensorial, motriz, cognitivo, social.

les permite interactuar con su entorno (tanto con la naturaleza como con otros niños) y tiene un efecto tranquilizador. En definitiva, tiene unos efectos muy positivos en el desarrollo y aprendizaje de los niños.